Blondie cheesecake de pistacho y frambuesas

sábado, 20 de agosto de 2016

Anoche estaba en la cama intentando dormir cuando mi cabeza empezó a pensar en como sería la introducción de esta receta. Lo típico que pasa cuando te metes en la cama, tú intentas dejar la mente en blanco, relajarte y dormir, pero tu cerebro hace lo contrario y, de repente, se encienden mil bombillitas con la solución a todas las cosas que has dejado a medias durante el día. Así que ahí me encontraba yo, debatiendo entre si no hacer caso a todas las ideas que fluían por mi cabeza o levantarme, escribir todo eso para que no se me olvidara y quedarme despierta hasta las tantas. Pero como tenía que trabajar al día siguiente preferí no levantarme, pensando que hoy me acordaría de todo...y no, se me ha olvidadoo!


En fin, lo que no se me ha olvidado es que tenía que compartir esta receta con vosotros. La primera vez que hice este blondie cheesecake de pistacho y frambuesas fue una especie de frankenstein, hecho con ingredientes que tenía que utilizar antes de que se pusieran malos, y salió muy rico. Así que tras unas pruebas he mejorado la receta, sobretodo para que el blondie quedase esponjoso y los sabores estuvieran bien definidos.

Para esta receta he usado panela, que es el jugo de la caña de azúcar sin refinar que se deja secar para formar pastillas, aunque yo la compro granulada en tiendas de productos ecológicos. En su defecto, podéis usar azúcar integral de caña e incluso azúcar blanco común. Otro ingrediente raro es la pasta pura de pistacho, que no es más que pistachos triturados muy fino hasta que suelta sus aceites y se convierte en pasta. Esta pasta podéis comprarla en tiendas de repostería (marca Homechef) y en tiendas gourmet (yo he comprado un bote en la zona gourmet de El Corte Inglés que contiene un 100% de pistachos).












La receta es para un molde rectangular de 21x12 cm o aproximado, si no tenéis de esas medidas no pasa nada, solo tenéis que tener en cuenta que si utlizáis uno más grande os va a quedar un pastel muy fino, y si es más pequeño os quedará más alto e igual tenéis que ajustar la temperatura de horneado. Obtendréis unas 8 porciones.

Blondie cheesecake de pistacho y frambuesas - Imprimir

Ingredientes: 


Para la base de blondie de pistacho 

- 1 1/2 huevos M (75 gr de huevo)
- 80 gr de panela granulada
- 90 gr mantequilla pomada
- 25 gr pasta pura de pistacho
- 75 gr harina floja tamizada
- 1/2 cdita de levadura química
- Pizca de sal

Para la cheesecake de frambuesas:  

- 130 gr queso crema
- 45 gr azúcar glace
- 25 gr huevo
- 1/2 cdita pasta de vainilla pura
- Pizca de sal
- 80 gr de frambuesas

Para decorar 

- 20 gr chocolate blanco fundido
- Un puñado de pistachos pelados y picados


Preparación: 

1) Precalentamos el horno a 160ºC con calor arriba y abajo. Preparamos un molde, engrasamos las paredes y cubrimos con papel vegetal. 

2) Para preparar la base de blondie de pistacho, en un bol mezclamos la mantequilla pomada (se deja a temperatura ambiente, tiene que tener textura de pomada) junto con el azúcar hasta obtener una crema, añadimos el huevo y batimos durante 2 minutos. Añadimos la pasta de pistacho y la pizca de sal, mezclamos durante 5 minutos más hasta que la masa tenga una textura muy cremosa. Añadimos la harina tamizada junto con la levadura química y mezclamos todo justo hasta que obtengamos una masa homogénea.

3) Colocamos la masa dentro del molde y la extendemos para cubrir toda la base. Reservamos.



4) Para preparar el relleno de cheesecake, mezclamos el queso crema con el azúcar glace hasta que quede homogéneo y sin grumos. Echamos el huevo poco a poco hasta que se integre y añadimos la pizca de sal y la vainilla. Vertemos esta mezcla en el interior del molde sobre la masa de blondie y extendemos bien. Con ayuda de una cuchara podemos mezclar algunas partes de la base de blondie con la crema de cheesecake, para que no queden simplemente como dos capas superpuestas. Colocamos las frambuesas por toda la superficie y las hundimos un poquito con los dedos. Las he utilizado congeladas y ha salido genial, pero con frambuesas frescas saldrá mucho más rico seguro.



5) Horneamos a 160ºC durante 45min con la rejilla en la mitad del horno, con calor arriba y abajo. Dejamos enfriar en una rejilla durante un par de horas antes de desmoldarlo.

6) Para decorar, dibujamos unas rayitas de chocolate blanco fundido por encima y espolvoreamos pistachos picados. Guardamos en la nevera hasta su consumo. Recomiendo sacarlo unos minutos a temperatura ambiente para que se atempere antes de comerlo.

Os quedará algo tal que así :P



¡Feliz semana! Besitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario