Rollos de Canela (Cinnamon Rolls)

jueves, 12 de noviembre de 2015

Hay mañanas en las que me apetece tomar un té calentito para intentar entrar en calor, y qué mejor manera de acompañarlo que con un bollito recién horneado, blandito y muy esponjoso. Hoy os traigo unos rollos de canela ideales para desayunar o merendar, cuyo interior de azúcar moreno y especias se carameliza en el horno.

Hace no mucho probé un rollo de canela en una tienda, de esos que dices "¡qué buena pinta!" y resulta que estaba seco, duro y sabía como si te comieses canela a cucharadas, vaya decepción. Así que al menos con esta receta y un poco de tiempo conseguiréis unos rollos caseros muy ricos.



Esta receta es una adaptación de la receta de Todd Wilbur que encontré en Food.com y os da para 14 rollos de canela.

Rollos de Canela (Cinnamon Rolls)

Ingredientes: 

Para la masa:  

- 475 gr de harina de trigo
- 58 gr azúcar  
- 10 gr levadura fresca
- 230 ml leche tibia
- 1/2 cdita extracto vainilla 
- 1 huevo M
- 2 gr sal
- 40 gr mantequilla

Para el relleno:

- 100 gr mantequilla pomada
- 170 gr azúcar moreno
- 1 1/4 cdita canela
- 1/4  jengibre molido
- 1/8 cdita nuez moscada
- 2 clavos de olor

Para decorar:

- 3 cdas azúcar glace
- 1 cda agua

Preparación: 

1) Mezclamos la leche tibia (a 36-37ºC) con la levadura fresca para disolverla.

2) En un bol ponemos la harina (he usado harina de trigo normal de Mercadona), el azúcar, el huevo, el extracto de vainilla y la mezcla de leche con levadura. Amasamos hasta que todo esté integrado, si usamos amasadora tardaremos mucho menos. Añadimos la sal y seguimos amasando hasta que la masa se vuelva elástica. Para hacer la prueba cogemos una pequeña porción de masa, hacemos una bolita y estiramos la masa, si se quiebra mucho seguiremos amasando. Si por el contrario ya está lista añadimos la mantequilla en trozos y amasamos hasta que se integre y obtengamos una masa suave y elástica. Formamos una bola y dejamos reposar en un bol tapado con film transparente durante 1 hora, después guardamos el bol en la nevera hasta el día siguiente. Si tenemos prisa, podemos dejar fermentar la masa a temperatura ambiente y formar los rollos el mismo día, pero el reposo le dará mejor sabor y textura.


3) Al día siguiente, sacamos el bol de la nevera y apretamos la masa con los dedos para sacar el aire. Dejamos que se atempere la masa durante 1 hora.


4) Preparamos la mezcla de especias (canela, jengibre, nuez moscada y clavo) en un bol, se lo añadimos al azúcar moreno y reservamos. Por otro lado, introducimos la mantequilla en el microondas durante unos segundos para ablandarla, nos tiene que quedar tipo pomada para poder untarla bien. También, vamos a dejar preparadas un par de fuentes de horno forradas con papel vegetal.

5) Vamos a estirar la masa, para ello debemos enharinar ligeramente nuestra superficie de trabajo. Cogemos la masa y la aplastamos con las manos un poco formando un cuadrado, después usamos un rodillo para estirar la masa, con cuidado de que no se pegue a la mesa. Obtendremos un cuadrado de unos 35x35cm.

6) Una vez tenemos la masa estirada, untamos la mantequilla por toda la superficie, usando una espátula acodada o una brocha, y espolvoreamos con el azúcar moreno especiado.


7) Con cuidado cogemos uno de los extremos y vamos enrollando la masa, tiene que quedar bien prieta para que no se nos abra, así hasta que lleguemos hasta el final. Cortamos los rollos de dos dedos de ancho con un cuchillo bien afilado, sin apretar para que no se deformen, y los vamos colocando en las fuentes de horno.



8) Dejamos reposar los rollos 1 hora hasta que crezcan un poco, precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Horneamos durante 20 minutos a 180ºC.

9) Mientras se hornean los rollos, vamos preparando el glaseado. Como los rollos ya llevan suficiente azúcar, no me gusta ponerle mucho glaseado para que no queden demasiado dulces, así que mezclo 3 cucharadas de azúcar glace con 1 cucharada de agua.

10) Transcurrido el tiempo de horneado, sacamos las fuentes del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Después, podéis decorarlos con el glaseado de azúcar, frutos secos, etc.

Recomiendo comérselos recién hechos y calentitos. Aún así, si sois capaces de resistiros a la tentación aguantan entre 2-3 días a temperatura ambiente, solo tenéis que introducirlos unos segundos en el microondas antes de comerlos. ¡Qué aproveche!

No hay comentarios:

Publicar un comentario